ERRORES MÁS COMUNES EN LA PLANTACIÓN DE PALTOS CLONALES

ERRORES MÁS COMUNES EN LA PLANTACIÓN DE PALTOS CLONALES

Entre los errores más comunes en la plantación advierte que son las plantaciones muy profundas. Lo ideal es plantar dejando la planta que quede unos 2 o 3 cm sobre el nivel del suelo, “no tenemos que tapar la zona del cuello y enterrarla, recuerden que es un tallo”, precisa. En ese sentido, recomienda solamente plantar un par de centímetros más arriba para tener éxito en la plantación.

Otro error muy común en la plantación es el exceso de riego. Al respecto, la experta dice: “Al palto le gusta la porosidad y el exceso de riego se traduce, de alguna manera, en falta de oxígeno o finalmente podría ser incluso anoxia, y eso es evidentemente dañino para estas raíces clonales, que tienen un crecimiento más lateral que aquellas plantas sobre portainjerto de semilla”.

Como tercer error importante que se comete también es la quemadura del tronco. La investigadora explica que se tiene que pensar que el tallo fue etiolado, un tallo que estuvo un tiempo en oscuridad y, por lo tanto, es un poco más delicado. Y recalca que esta quemadura del tronco se produce simplemente por no pintar el tallo, “algo tan simple pintar el tallo con pintura blanca diluida nos facilita y nos evita esta quemadura del tronco”. Esta pintura -señala- idealmente debe ser realizada en el vivero, pero si no es el caso, debe aplicarse antes de la plantación o, en el peor de los casos, una vez plantado.

Así también, es muy común en la plantación tomar las plantas desde el cuello. “La verdad que esto no debiera hacerse con ninguna planta, pero especialmente con las plantas clonales porque las raíces son más superficiales”, fundamenta y resalta que lo ideal es tomar las plantas desde la bolsa, “la idea es tomar la planta desde las bolsas y no del cuello porque si no estamos produciendo daño en esas raíces que están en plena formación”.

El quinto error se refiere a trabajar con temperaturas muy altas en la superficie del suelo. Por lo tanto, la época de plantación va a ser particularmente muy importante “sobre todo si se trabaja en alguna zona que por ejemplo tenga suelos muy arenosos”. Por último, la excesiva competencia con malezas también es un error bastante frecuente al momento de la plantación.

 

CONDICIONES PARA UNA EXITOSA PARTIDA CON PLANTAS CLONALES

Entonces, ¿cuáles son las condiciones para tener éxito en la partida con plantas clonales? Para la especialista de la PUCV, se debe asegurar la adecuada aireación de la raíz, “tiene que ver con los errores que teníamos, de alguna manera esta adecuada aireación de la raíz, nosotros lo vamos a poder manejar por ejemplo con el sistema de riego, con la frecuencia de riego, con la cantidad de agua que vamos a estar aplicando”.

Asimismo, se debe tener en cuenta la profundidad del terreno. La profesora Castro manifiesta que va a ser especialmente importante para que se tenga un buen desarrollo del sistema radical que se está formando en las plantas clonales. No es lo único, ya que además se debe enmendar problemas de exceso de sales. En este punto indica que se debe recordar que a los paltos en general no les acomoda la presencia de sal, “salvo que estemos trabajando con portainjertos antillanos. Dentro de los paltos clonales -apunta- que también hay algunas alternativas de antillano, pero mayoritariamente en los portainjertos clonales lo que más se utilizan son híbridos mexicanos o guatemaltecos, “además la mayoría de los portainjertos antillanos que se utilizan son portainjertos de semilla”.

Por otro lado, ante suelos con escasa fertilidad, realizar una fertilización de fondo para poder resolver esa posible problemática.

 

 Objetivos para una primera temporada de crecimiento

Desarrollo radical por excelencia. En este aspecto se tiene que favorecer y buscar el desarrollo de las raíces de las plantas clonales. Asimismo, es importante buscar también la compensación de diferencias en volumen y el balance de raíces, “en la medida que logramos el crecimiento aéreo vamos a ir equilibrando con el desarrollo radical”.

De igual manera, la investigadora subraya que se quiere una ‘invasión’ del terreno definitivo con raíces, “lo que nos interesa que durante los primeros meses las raíces colonicen la mayor superficie del suelo”. Así también, -enfatiza- se tiene que maximizar la actividad fotosintética, porque en la medida que hay una máxima actividad fotosintética se va a tener mayor producción de carbohidratos que finalmente van a llevar al desarrollo de una planta equilibrada y también al desarrollo de raíces.

Y finalmente iniciar el proceso de formación de la planta, que tiene que ser un poco más avanzado en los primeros meses de plantación. “Al principio vamos a ir eliminando solamente los brotes que pudieran tener del portainjerto y a lo mejor alguna rama que pudiera estar creciendo muy abajo, tocando el suelo, pero incluso a lo mejor esas ramas que significan hojas que están trabajando para producir fotosintatos las vamos a dejar, ya habrá tiempo para formar la planta en meses más adelante”, profundiza la profesora Castro.

Si quisiera saber más sobre nuestra tecnología, contáctenos en nuestra web www.organikolatam.com