Crop Booster, biofísica aplicada a la agricultura.

Organiko-latam-agricultura-cultivos-acelerador-crop-booster-fertilizantes-fotosíntesis-biofísica-rendimiento-suelo-nutrientes-cropbooster-crop-booster

Toda unidad material se encuentra en constante movimiento. Esta genera vibraciones, las cuales se traducen en frecuencias naturales. Se sabe que estas frecuencias se pueden aplicar a organismos externos a ella afectándolos positivamente.

La tecnología Crop Booster se basa en que estas frecuencias naturales, producidas por la vibración de los átomos de la misma planta, la afectan física y químicamente en su salud y rendimiento. Las condiciones externas que son adversas a la planta pueden alterar estas frecuencias, produciendo un deterioro en el ciclo de crecimiento y maduración de una planta.

De esta manera, la tecnología logra ajustar las frecuencias ideales para que las moléculas de las plantas logren armonía con ella y volver a esta a su estado natural. La tecnología vendría a ser el afinamiento del motor de un automóvil, en donde el mecánico lo deja como si estuviese con cero kilómetros.

Esto es gracias a una larga investigación en donde el creador de Crop Booster consiguió almacenar en microtransmisores más de 3000 frecuencias naturales específicas que son las que necesita la planta para su óptimo funcionamiento, sin necesitar una fuente de energía para ser transmitidos.

Es por ello que hay una eficiencia en la absorción de los nutrientes del suelo y del agua, lo que permite una mejor calidad en el proceso fotosintético. La tecnología oxigena el suelo y ayuda que las raíces crezcan y capte en menos tiempo los nutrientes. Realiza un trabajo muy bueno de adentro hacia afuera de la planta.

La manera de transportar estas frecuencias es con el agua, ya que, como bien sabemos, es un conductor natural. Los microtransmisores son instalados en la tubería del riego y, al momento de pasar el agua y producir roce, las frecuencias son llevadas y absorbidas por la planta, sin afectar las características químicas del agua.  El resultado de esto es alimentación óptima, proceso metabólico eficiente y mejora de las defensas frente un ente externo, ya sea una enfermedad o plaga.

La finalidad de esta tecnología es que nuestros agricultores obtengan cultivos sanos y fuertes, pero con la idea de respetar el entorno donde crecen las plantas y utilizando tecnología limpia y sin necesitar de “forzar” el cultivo para tener buenos rendimientos.

Actualmente, Crop Booster está beneficiando a más de diez cultivos distintos en más de seis países en lo que respecta a América. Su rápido avance se debe a que los agricultores están dispuestos a innovar en agricultura, dar un paso en la mejora y rendimiento de sus campos. Hay una aceptación por nuevas tecnologías, el agricultor sabe que para mantenerse en el mercado debe invertir en ellas y cree, además, en una agricultura más limpia, sana y que busca cuidar los suelos donde se desarrollan los cultivos.

En cuanto al rubro de las flores, la tecnología no se ha quedado atrás, pues ya contamos con instalaciones en la sabana de Bogotá y Medellín en variedades como rosas, claveles y mini claveles, las cuales prontamente irán en aumento, y en Ecuador en flores de verano. Esto es solo un comienzo, ya que prontamente habrá más instalaciones en flores.

La compañía que tiene la misión de distribuir Crop Booster es Organiko Latam, la cual se compone por un grupo humano que se encuentra comprometido por ayudar a la agricultura de Latinoamérica y seguro de que esta nueva tecnología permitirá darles una nueva cara a nuestros cultivos.

Más información: www.organikolatam.com