A la Vanguardia con la Tecnología

La vanguardia y tecnología son las principales lecciones que ha aprendido el produc- tor Rodrigo Ariztía de Castro a lo largo de sus 34 años de trayectoria GTT. Es que como integrante fundador del GTT Paine, de la Región Metropolitana, siempre ha estado atento a las innovaciones para mejorar los niveles productivos en la parcela Santa Ce- cilia, predio de 50 hectáreas donde maneja una eficiente producción de uva de mesa y carozos.

Como agricultor siempre ha tenido el ‘bichi- to’ de la innovación. ”Hay que estar atentos para prever períodos de estrechez que son tan propios de la actividad agrícola y man- tenerse vigentes en el competitivo rubro ex- portador de fruta fresca”, dice con su tran- quilidad acostumbrada.

Rodrigo fue uno de los productores pione- ros en el monitoreo de riego y la habilitación de sensores de humedad en la fruticultura, hace casi ya dos décadas, viendo a su vez la oportunidad de abrir una referente empresa avalada por los más de 140 clientes que tie- ne a lo largo de todo el país.

A lo largo de estos años un problema recurrente que ha sido recuperar huertos. “Muchos productores, desconfiando de los resultados que se podían obtener, han op- tado por nuestra asesoría antes de tomar la decisión de arrancarlos. Y los recuperamos, llevándolos a los mejores resultados en campo”, dice

En su permanente búsqueda por nuevas tecnologías, buscando agregar valor a sus prestaciones, y como el más avezado ‘mi- llenial’, entrando a redes sociales y una que otra plataforma ha encontrado nuevas respuestas a las variables agronómicas, en particular las relacionadas al factor hídrico. “Pocos piensan sobre la real magnitud que tiene la crisis del agua, limitándonos sólo a cómo ser más eficientes. Y se ha avanzado bastante. Si antes un productor de Coquim- bo regaba al año 14 mil m3 para una hectárea de uva de mesa, hoy día está en los 7 mil m3. Acá en la zona central también ha disminuido, pasando de 12 mil m3 a tam- bién 7 mil m3. Sin embargo, un aspecto que no se considera es la calidad del agua, lo que nos ha llevado a otros problemas rela- cionados al exceso de sales que elevan la toxicidad presente en las plantas”, explica.

Por lo mismo plantea que hoy día el agri- cultor debe ser capaz de tener una mira- da más a largo plazo, sobre todo aquellos que siguen regando por surco y no deciden entrar a sistemas más tecnificados, siendo que se trata de tecnologías probadas hace más de 30 años.

Crop Booster

Como productor vanguardista hoy día vive, respira y sueña de la mano con la tecnología Crop Booster que –en sus palabras– está rompiendo paradigmas y que como el mejor transferencista está divulgando presencial y telemáticamente a otros productores.

“El agricultor sabe que el agua es un ele- mento fundamental para lograr el desarrollo de las plantas y que mediante él se entregan todos los macro y micronutrientes esencia- les para el mejor desempeño; no obstante, desconoce que hoy día existen alternativas tecnológicas y orgánicas que también se pueden introducir como la innovación de Crop Booster”, dice acotando que se trata de una tecnología desarrollada en EE.UU. y que recoge décadas de investigaciones pero que recién hace menos de 5 años ha exten- dido sus estudios al ámbito agrícola, siendo Organiko Latam su representante para esta parte del hemisferio sur

Se trata de un dispositivo metálico instalado en la matriz del sistema de riego, donde van instalados unos transmisores electromag- néticos que transportan frecuencias que es- timulan un mejor comportamiento del suelo y las plantas. Estas frecuencias que actúan como estimulantes naturales no desapare- cen una vez terminado el bombeo de riego, actuando en el huerto incluso hasta por 10 días.

“Es como cantarles a las plantas”, añade Ariztía, lo que de alguna manera viene a de- rribar ese mito que dice que el jardín de la vecina luce más hermoso porque cada ma- ñana al jardinear saluda, canta y le habla a sus flores.

En efecto, el dispositivo que incluye una ba- tería con una vida útil de dos años, se basa en la teoría que plantea que al exponer a las plantas a frecuencias vibratorias naturales ideales se logra un mejor funcionamiento y salud de las plantas, lo que finalmente se traduce en mayores rendimientos, aumen- tos en los calibres de la fruta, mejoras en los grados Brix (dulzor) y optimización del consumo de agua”.

La tecnología no sólo actúa a nivel de plan- tas sino también sobre el suelo, contribu- yendo a mantener un suelo más suelto y, por ende, estimulando un mayor desarrollo radicular. Esto –agrega Rodrigo– está ava- lado con los análisis de laboratorio que han realizado. “Hemos detectado hasta un 30% más de raíces, permitiendo una mayor oxi- genación de éstas y una mejor distribución del agua en el suelo, generando además de una mayor masa radicular, una mejor masa vegetativa”, explica

El agricultor relata que el primer equipo lo instaló en enero de 2020 en un huerto de uva de mesa de la variedad Thompson que enfrentaba la última etapa de desarrollo an- tes de la cosecha. Un dato no menor a con- siderar es que esta especie tiene un largo proceso de desarrollo que se extiende du- rante 8 meses.

“La primera advertencia que algo estaba su- cediendo se produjo un día en que tuvimos una temperatura promedio de 38º C, lo que nos obligó a desplegar los cobertores y pro- teger los huertos de estrés por temperatura. Pese a que actuamos rápido las plantas se pusieron de color opaco y frenaron su cre- cimiento; no así el huerto que estaba con la tecnología Crop Booster que seguía verde”, cuenta casi en tono anecdótico.

Más tarde, la cosecha deparó nuevas sor- presas. Hicimos todas las evaluaciones y comprobamos que ese huerto en particular registró medio calibre más en fruto, un 7% más de rendimiento (1.600 kg), un grado brix más y, además, una mejor condición de poscosecha. Todo esto se tradujo en un 43% de mayor rentabilidad”, explica

Otra ventaja de la tecnología es que sabien- do reconocer el estado en que se encuentran las plantas, se pueden regular también las aplicaciones de fertilizantes o simplemente bajar la dosis de un programa fitosanitario, contribuyendo así a un uso más racional de estos insumos y, en consecuencia, lograr un manejo más sustentable

Si bien la tecnología aún tiene un camino por recorrer en cuanto a validación, Rodrigo des- taca que esta tecnología suele ser adoptada por quienes son más innovadores. Y ahí es donde algunos pares GTT han dado el paso al punto que hoy día cuenta con 22 puntos de ensayo en diferentes especies frutales, tales como palta, cereza, uva de mesa, no- gales, almendros, cítricos y arándanos.

La tecnología avanza a pasos agigantados. Y estar atento a ella resulta clave en las labores productivas que debe enfrentar el productor del siglo 21, asumiendo muchas veces altos riesgos pero que a su vez reve- lan la visión que poseen sólo algunos que logran hacer la mejor agricultura.

Las frecuencias naturales de los enlaces vibratorios entre los átomos de una planta pueden afectar la química y la salud de la misma